Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

26 de diciembre de 2014

Premio Erika Martín

¡No quepo en mí misma de tanta sorpresa! Sí, lo reconozco. Estoy abrumada porque en apenas 48 horas, Papa Nöel, los Reyes Magos, Pepito Grillo o la abeja Maya, me ha(n) traído misivas y grandes detalles de amistad.
Estos regalos tan cariñosos son para mi (nuestra) Trastienda, y os digo que quedan preciosos en los estantes, junto a los demás. 

No os perdáis sus aventuras y desventuras en este título que os redirecciona a su blog:


Eficiente, trabajadora, entregada, irónica, responsable... ¡Vamos, Erika es la Secretaría perfecta!... Y una bellísima persona, es lo que me transmite, a la que sigo desde hace un tiempo.
¿Sabes cuándo te conocí? Estaba realizando un curso sobre Asistencia a la Dirección y no sé, una cosa lleva a otra, ésta a la siguiente... y encontré tu anecdotario. Mostré tu trabajo en clase No sé si  una que iba sobre las reuniones y agendas del jefe o sobre la realización de un evento... Y sí, echamos algunas risas... Y cuando ya te conocí un poquito más a base de hincar más el interés en tus textos y por esos comentarios que nos intercambiamos, me sentí muy satisfecha de haberte hallado.

Así que solo cabe decirte las gracias. Lo demás ya lo sabes. No cambies. 

Pero me invitas a que cuente algo de mí que nadie sepa o que pocos lo conozcan... Ufff... Me he desnudado tanto ya... Pero sí, siempre queda algo. Creo que decir a estas alturas que me salto algunas reglas, ya no es nada que la gente ignore de mí. A su momento os sorprenderé con una larga lista de nominados. Me lo curraré. Lo prometo.

¿Y qué cuento yo de mí?
Soy tan moñas que lloro con los dibujos animados: Spirit..., el Rey León. En esta última, cuando presentan al leoncito ante la comunidad... ufff... ¡María a llorar como María Magdalena! (Personaje que, por cierto, admiro. De ahí, mis seudónimos).

Besos grandes.

6 comentarios:

  1. ¿Pepito Grillo y la Abeja Maya? jaja ¡que bueno!
    Sorpresón el que me he llevado yo con esta entrada, querida. Siento decirte que no soy perfecta, pero, bueno, lo intento.

    No tenía ni idea de lo del curso. Ya sé de qué entrada hablas, es una qué explicaba cómo se organizan las reuniones con rotura de tobillo incluida ¿De verdad lo mostraste en clase? ay, madre, qué corte. El profesor alucinaría ¿no?

    Yo a ti te descubrí en alguna comunidad. Empecé a leer tus entradas con los ojos como platos, cardíaca perdida, devorando cada palabra de tus escritos y, ... bueno, todo lo demás vino después. Eres una de las grandes personas que he conocido en Google. Te admiro mucho y te he cogido un gran cariño.

    Uy, ¿qué dices? ¿el Rey León? una de mis favoritas. ¿Ves? si es por estas cosas por las que soy tu seguidora incondicional.

    Gracias a ti por este post. Muaaacks

    ResponderEliminar
  2. Gracias por venir y gracias por seguirme. ¿Acaso no te mereces las palabras que te he dicho cuando son verdad? Sí, vale. No eres perfecta pero se parece algo. Y sí, sí que mostré el blog en la pizarra digital... Ese invento tan moderno que cuando escribes fórmulas en excell parece que andas tocando el piano :-)
    Gracias por todo y por lo que me dices respecto a mi persona. Es un placer contar contigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es que, El Rey León, es un clásico del alma, a mí me mata esa película
    Me gustan tus regalitos, niña, felicidades
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa.
      La verdad es que estas películas las veo solo la primera vez. Como el recuerdo, al final, ya sé cuál es... No paso por lo mismo.
      Un beso muy grandes.

      Eliminar
  4. En eso te pareces a mí, que lloras hasta con los dibujos jajaja eso es porque somos muy sensibles.

    Muchas felicidades por tus merecidos premios.

    Un besazo y felices navidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, María. La verdad es que me paso de sensible. Y eso es bueno y no tan bueno. Bueno porque la capacidad de sufrimiento es mayor y por tanto, la resistencia. Pero es que no es controlable y eso, en ocasiones, me mata... Pero a estas alturas de la comedia, ya no voy a cambiar, que me ha costado mucho llegar hasta aquí.
      Y sí, en eso nos parecemos :-)
      Un beso enorme y a pasar buenos días.

      Eliminar

Sueña porque soñar es vivir y vivir es sentir...

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...